ES · EU
La pianista Mitsuko Uchida, por primera vez en la Quincena Musical
  • Se trata de una pianista de culto, y rara vez actúa en España.

  • El programa incluye los Cuatro impromptus D935 y la Sonata en sol mayor D894 de Schubert, uno de los autores fundamentales de Uchida.

Este verano la Quincena Musical ha hecho una sólida apuesta por el piano en su programación. Entre los grandes solistas del instrumento anunciados para esta 82 edición, han pasado ya por la ciudad Yuja Wang, que inauguró el festival junto a la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo el 1 y 2 de agosto, y el ruso Grigory Sokolov, que ofreció el 9 de agosto un inolvidable recital en el Kursaal con obras de Chopin y Rachmaninov. Esta semana se han celebrado también dos citas destacadas con Stephen Hough, que interpretó la Música callada de Mompou el martes en San Telmo, y con Elisabeth Leonskaja, que interpretó el jueves el Concierto para piano nº2 de Brahms junto a la Orquesta Sinfónica de Galicia.

Para coronar esta importante presencia de grandes figuras del piano, la Quincena Musical tendrá el privilegio de recibir el domingo a la japonesa Mitsuko Uchida, pianista de culto que ha actuado en raras ocasiones en la península ibérica y que debutará en la Quincena Musical con un un recital en solitario dedicado en su integridad a la música de Franz Schubert. La velada tendrá lugar en el Auditorio Kursaal de San Sebastián el domingo 22 de agosto, y dará comienzo a las 19:30. Las últimas entradas se pueden adquirir en www.quincenamusical.eus.

Mitsuko Uchida nació en una ciudad a las afueras de Tokio en 1948, hija de un diplomático que había vivido en Berlín en la década de 1930 y que allí se había aficionado a la música clásica. Fue él quien facilitó a Uchida la única experiencia musical de sus años en Japón, ya que ayudó a organizar la primera gira japonesa de una compañía de ópera italiana. Cuando Uchida cumplió doce años, su padre fue enviado a Viena y allí, según recuerda la artista japonesa, comenzó de verdad su vida musical. Cinco días después de su llegada, la familia estaba en la Wiener Staatsoper escuchando dirigir a Herbert von Karajan.

Uchida comenzó a tomar clases de piano en Viena con el célebre y riguroso Richard Hauser y a los 14 años ofreció su primer recital, pero aún no estaba segura de su vocación. Esto cambió cuando escuchó un recital de Wilhelm Kempff con música de Schubert. "La Sonata en sol mayor fue tan hermosa de principio a fin, que pensé: si la música de piano puede ser así, vale la pena intentar ser pianista”. Uchida permanecería en Viena durante otros diez años, pero al final de ese período ya era económicamente independiente gracias a sus conciertos y comenzó a encontrar asfixiante el conservador ambiente musical de la ciudad. A los 26, se mudó a Londres, y un año más tarde todo empezó a cambiar para ella. "Recuerdo que pensé que había hallado, por fin, completamente mi sonido, mi forma de tocar. Me tomó mucho tiempo encontrarlo”. Lo logró tras escuchar mucha música de otros intérpretes y comprar discos “como una loca". Y no solo de la música de piano. "Gente como Furtwängler, Szigeti, Casals, probablemente estas personas me influyeron incluso más que mi maestro", afirma Uchida.

La insistencia de Uchida en la integridad del compositor le hizo ganarse amigos en el mundo de la música, entre ellos el director Sir Charles Mackerras, quien encontró en ella a la compañera ideal en su exploración en torno a Mozart, un autor que ha marcado decisivamente la carrera de Uchida. También forjó asociaciones con otros directores, en particular Kurt Sanderling, con quien grabó un ciclo de conciertos de Beethoven, y Pierre Boulez, quien dirigió su notable grabación del Concierto para piano de Schoenberg con la Orquesta de Cleveland en 2001.

Como ya hemos mencionado, Schubert ha sido siempre unos de los autores fundamentales para Uchida. "Él fue uno de los grandes compositores con los que me sentí cercana, incluso cuando era niña. Sentí que era un alma gemela mía, alguien con el puedes estar a solas. Mozart corre a tu alrededor, conversa contigo, te persigue; siempre está pasando algo con su música. Pero Schubert es un solitario, así que todas las almas solitarias se emocionan con él", afirma Uchida.

Su recital en la Quincena Musical estará dedicado intégramente a la música de este compositor austriaco, concretamente a dos creaciones del final de su vida. Uchida comenzará interpretando los Cuatro impromptus D935, que Schubert escribió en 1827 y que fueron publicados de forma póstuma. Estas piezas, muy populares dentro de la producción pianística de Schubert, están consideradas entre los ejemplos más logrados de composiciones inspiradas en la improvisación. De ahí proviene su perfecto equilibrio entre virtuosismo, invención y espontaneidad, junto a una detallada sofisticación armónica y rítmica.

Acto seguido, Uchida abordará la Sonata en sol mayor D894, que tanto le influyó cuando se la escuchó tocar a Wilhelm Kempff en su infancia y que, desde entonces, la ha acompañado a lo largo de toda su carrera. Se trata de la última de las tres sonatas para piano que Schubert logró publicar durante en vida -de las doce completas que compuso-, un año antes de su prematura muerte en 1828. Cuando Robert Schumann la descubrió, la aclamó como la "más perfecta en forma y concepción" de Schubert; y es que, frente al brío e impulso beethoveniano que dominaba el lenguaje de la sonata para piano en aquel momento, esta de Schubert es un raro ejemplo de una sonata en la que prima la serenidad y la introspección. Debido a eso, ha dado pie a que los pianistas hayan dado rienda suelta a su expresión más personal a través de ella, como Sviatoslav Richter, quien hizo famosa su versión extremadamente lenta y solemne de esta sonata que consideraba su favorita.

 

BIOGRAFÍA

Mitsuko Uchida
Una de las artistas más veneradas de nuestro tiempo, Mitsuko Uchida es conocida como una intérprete sin igual de las obras de Mozart, Schubert, Schumann y Beethoven, así como por ser una gran devota de la música de piano de Alban Berg y Arnold Schoenberg. Durante muchos años ha disfrutado de una relación muy estrecha con las orquestas más destacadas del mundo, incluidas la Filarmónica de Berlín, Orquesta Royal Concertgebouw, Sinfónica de Radio Bávara, Orquesta Sinfónica de Londres, Orquesta Filarmónica de Londres y, en Estados Unidos, la Sinfónica de Chicago y la Orquesta de Cleveland, con quien recientemente celebró su concierto número cien en el Severance Hall. Entre los directores con los que ha trabajado estrechamente están Bernard Haitink, Sir Simon Rattle, Riccardo Muti, Esa-Pekka Salonen, Vladimir Jurowski, Andris Nelsons, Gustavo Dudamel y Mariss Jansons. Desde 2016, es socia artística de la Mahler Chamber Orchestra, con la que realiza numerosas giras por Europa y Norte América. Graba en exclusiva para Decca y ha recibido numerosos galardones, incluidos dos Grammys. Fundadora del Borletti-Buitoni Trust y directora del Marlboro Music Festival, Mitsuko Uchida ha recibido la Medalla de Oro Mozart del Salzburg Mozarteum y el Praemium Imperiale de la Japan Art Association. También ha sido galardonada con la Medalla de Oro de la Royal Philharmonic Society y tiene en su poder títulos honorarios de las universidades de Oxford y Cambridge. En 2009 fue nombrada Dame Commander de la Orden del Imperio Británico.

Quincena Musical de San Sebastián
Donostiako Musika Hamabostaldia

Avda. de Zurriola 1
20002 Donostia / San Sebastián

Tel.: 943 003 170

© Quincena Musical