ES · EU
Les Musiciens du Louvre y Marc Minkowski clausuran con Mozart la 81ª edición de la Quincena Musical

El conjunto francés, especializado en la interpretación con instrumentos de época, llega a Donostia desde Grenoble.

Interpretarán dos de las sinfonías de la trilogía final de Mozart: la Sinfonía nº 39 en mi bemol mayor y la Sinfonía nº 41 en do mayor, la famosa “Júpiter”.

Tras cuatro semanas de actividad y alrededor de 45 espectáculos celebrados en Donostia y en varias localidades de Gipuzkoa y Araba, el sábado 29 de agosto la Quincena Musical llegará a su final con una propuesta muy relevante dadas las actuales circunstancias. La presencia de Les Musiciens du Louvre, la primera orquesta extranjera que actúa en el País Vasco tras el confinamiento, pondrá el broche de oro a una edición en la que se ha apostado por el talento local, dando una plataforma al colectivo de músicos vascos y españoles en estos momentos tan difíciles para el sector. Les Musiciens du Louvre, que llegan desde Grenoble, estarán dirigidos por su fundador, Marc Minkowski, y ofrecerán un programa íntegramente dedicado a Mozart. El concierto dará comienzo a las 20:00h en el Auditorio Kursaal.

Tras estudiar fagot, Marc Minkowski comenzó a dirigir siendo aún muy joven bajo la tutela de Charles Bruck en la Escuela Pierre Monteux de Hancock (Maine). En 1982, a los diecinueve años, fundó Les Musiciens du Louvre, un ensemble destinado a desempeñar un papel muy activo en el relanzamiento de la música barroca. Además del trabajo junto a su propio grupo, Minkowski ha desarrollado una gran actividad como director de ópera. Ha dirigido, por ejemplo, Platée, Idomeneo, Die Zauberflöte, Ariodante, Giulio Cesare, Iphigénie en Tauride, Mireille y Alceste en la Ópera Nacional de París; La Belle Hélène, La Grande-Duchesse de Gérolstein, Carmen y Die Feen en el Théâtre du Châtelet y La Dame blanche, Pelléas et Mélisande y Die Fledermaus en la Opéra Comique, además de muchos otros títulos en Salzburgo, Bruselas, Zúrich, Venecia, Moscú, Berlín, Ámsterdam, Viena y Aix-en-Provence. Desde 2014 es además invitado habitual en el Royal Opera House de Londres y en el Teatro alla Scala de Milán.

Bajo su dirección, Les Musiciens du Louvre, que tiene su sede en el Convento de la Orden de los Mínimos de Grenoble, comenzó explorando tanto la música barroca francesa como Handel, pero con los años fueron ampliando su repertorio para incluir también a autores del Clasicismo e incluso del Romanticismo, interpretados siempre con instrumentos de época y siguiendo los descubrimientos realizados en el seno del movimiento historicista, del que Les Musiciens du Louvre ha sido un agente fundamental en Francia. Así, en los últimos 30 años han destacado por sus reinterpretaciones de Purcell, Rameau, Haydn, Mozart y, más recientemente, Bach, Schubert y los compositores franceses del siglo XIX: Berlioz, Bizet, Massenet, Offenbach, etc.

El programa del concierto estará formado por dos de las últimas sinfonías de Mozart, las número 39 y 41, compuestas ambas en el verano de 1788, en uno de los episodios de genialidad más concentrada de la, por otra parte, inconmensurable producción mozartiana. El motivo por el que escribió esta trilogía final de sinfonías -también se incluye en ellas la más famosa, la Sinfonía nº 40- permanece poco claro: Mozart no solía crear piezas de esta envergadura sin un estreno previsto en el horizonte. De hecho, la fecha y el lugar de estreno del estreno de una de allas, la Júpiter, sigue siéndonos desconocida. La teoría más probable es que Mozart escribiera este grupo de sinfonías para presentarlas en el momento más indicado tras la crisis económica que estaba atravesando Viena en aquellos años, y al contrario de lo que defiende el mito que ha perdurado hasta hoyo, es probable que sí llegara a escucharlas en vida. De lo que no hay duda es de que, en estas sinfonías, Mozart aprovechó para experimentar nuevos recursos técnicos y expresivos.

La Sinfonía nº 39 es inusual en varios aspectos, ya que se trata de la única sinfonía de la edad adulta de Mozart que no utiliza oboes, por lo que los clarinetes, un instrumento aún nuevo en la época, toman el protagonismo de la sección de vientos. También tiene una introducción lenta, un rasgo poco común en Mozart, que crea un ambiente solemne antes de la llegada del Allegro. El último movimiento de la sinfonía también es inusual en Mozart, ya que en vez de recurrir a varias melodías, como solía hacer en los finales de otras sinfonías, aquí se limita esencialmente a un solo tema, pero explorado y trabajado a la manera en que lo hacían Haydn y, más adelante, Beethoven.

También la Sinfonía nº 41, Júpiter, fue en el momento de su creación una propuesta bastante extrema. El primer movimiento, sin ir más lejos, está construido a través del enfrentamiento entre un tema casi marcial y otro de gran languidez, pero lo verdaderamente sorprendente es el tercer tema, que cita la melodía del aria “Un bacio di mano”, un fragmento de ópera buffa. El laboratorio prosigue en el Andante cantabile, probablemente el movimiento lento emocionalmente más ambigüo jamás escrito por Mozart, y de nuevo en el Finale, un milagroso híbrido de forma sonata y fuga en la que la habilidad contrapuntística de Mozart resplandece a la altura de la de Bach.

 

BIOGRAFÍAS

Les Musiciens du Louvre

Fundado en 1982 por Marc Minkowski, Les Musiciens du Louvre da nueva vida a los repertorios barrocos, clásicos y románticos interpretados con instrumentos de época. Sus éxitos operísticos recientes incluyen Le Bourgeois Gentilhomme (Montpellier, Versailles, Pau), Orfeo ed Euridice (Salzburg, Paris, Grenoble), Cuentos de Hoffman (Baden-Baden, Bremen), La Périchole (Burdeos), Le Nozze di Figaro (Viena, Versailles), Don Giovanni (Versalles), Così fan tutte (Versalles), Alceste (París) o Der fliegende Höllander (Versalles, Grenoble, Viena). Tras la publicación de Flying Dutchman de Dietsch / Wagner (ingenuo, 2013) y Pasión Según San Juan de Bach (Erato, 2017), en 2020 Pentatone publicará la Gran Misa en Do menor de Mozart. Les Musiciens du Louvre recibe ayudas de Région Auvergne-Rhône-Alpes y del Ministerio de Cultura francés (DRAC Auvergne-Rhône-Alpes), y desarrolla varios proyectos para compartir música con todos los públicos en el territorio regional.

 

Marc Minkowski

Marc Minkowski desempeña un papel muy activo en la promoción de la música clásica tanto a través de su carrera como director como en su papel de administrador artístico. Fue nombrado Director General de la Ópera Nacional de Burdeos en 2016, fundó Les Musiciens du Louvre en 1982 y el Festival Ré Majeure en Île de Ré (costa atlántica francesa) en 2011. Así mismo, ha sido Director Artístico de Mozartwoche en Salzburgo de 2013 a 2017, y en septiembre de 2018 se convirtió en Asesor Artístico de la Orquesta de Kanazawa (Japón). Dirige regularmente en muchas de las más importantes salas de ópera, y es también muy solicitado interpretando repertorio sinfónico en concierto y dirigiendo orquestas de la talla de la BBC Symphony Orchestra, Orquesta Kanazawa, Orquesta Sinfónica Metropolitana de Tokio, DSO Berlin, Staatzkapelle Dresden, Filarmónica de Berlín, Filarmónica de Viena, Salzburg Mozarteun Orchestra, Mahler Chamber Orchestra, Orquesta de Cleveland, Filarmónica de Los Angeles, Orquesta de la Radio Sueca, Orquesta de la Radio Finlandesa, Orquesta Nacional Capitole de Toulouse y Orquesta Mariinsky.

Quincena Musical de San Sebastián
Donostiako Musika Hamabostaldia

Avda. de Zurriola 1
20002 Donostia / San Sebastián

Tel.: 943 003 170

© Quincena Musical